Cómo impermeabilizar un sótano, garaje, muro, foso de ascensor…

La aparición de humedades en sótanos, garajes, muros enterrados, fosos de ascensor, etc…, es uno de los vicios constructivos más comunes que origina ambientes insalubres y la degradación de los revestimientos. 

La solución consiste en aplicar PROPAM® IMPE, PROPAM® IMPE FLEX es decir, un recubrimiento impermeabilizante que actúe como barrera al paso de la humedad. 

De no existir barreras que lo impidan, la humedad procedente del terreno asciende por capilaridad hacia los muros superiores. 

Al in

Al introducirse en los revocos forman manchas y generan ambientes insalubres y perjudiciales para la salud. 

La presencia constante de la humedad en los revocos produce su degradación. 

Para conseguir la impermeabilidad en sótanos, fosos de ascensor, garajes y muros de hormigón, es preciso utilizar PROPAM® IMPE, es decir, un mortero hidráulico de recubrimiento impermeabilizante por encima y por debajo de la capa freática y que además, trabaja a contrapresión. 

Cuando se requieran mejores prestaciones, utilizar PROPAM® IMPE FLEX o FLEXITEC, morteros impermeabilizantes de gran adherencia y flexibilidad en el caso de soportes sometidos a pequeños movimientos o vibraciones. En el caso de aplicar PROPAM® IMPE, PROPAM® IMPE FLEX se debe proceder como sigue: 

Soluciones vinculadas 

Productos relacionados 

Solución

PREPARACIÓN DEL SOPORTE

Verificar el estado del soporte comprobando que sea firme y resistente.

Reparar y nivelar aquellas zonas degradadas previo a la aplicación del revestimiento impermeable.

APLICACIÓN

Amasar PROPAM® IMPE, PROPAM® IMPE FLEX con un batidor eléctrico lento (500 rpm) y con un 24% de agua limpia hasta conseguir una lechada untuosa exenta de grumos. 

Previo a la aplicación el soporte deberá estar ligeramente humedecido con agua.

Cuando la superficie sea bastante irregular, se aconseja aplicar una primera capa con una consistencia de mortero con la ayuda de una llana (aproximadamente un 20% de agua). 

Aplicar una primera capa sobre la superficie, previamente humedecida, con una brocha o rodillo en una sola dirección. No extender excesivamente el material. Dejar una buena capa para que la impermeabilización sea correcta. (1-2 mm por capa) 

Al cabo de 24 horas, aplicar una segunda capa en dirección cruzada respecto a la primera. 

El acabado final de PROPAM® IMPE puede realizarse mediante alisado con una llana o fratasado. 

Recomendaciones  

  • Reparar los soportes degradados de hormigón con el mortero de reparación adecuado de la gama PROPAM® REPAR TECHNO, previo a la aplicación del mortero de impermeabilización (PROPAM® IMPE, PROPAM® IMPE FLEX, FLEXITEC). 
  • Utilizar PROPAM® TAPAVÍAS para la detención de vías de agua. 
  • Utilizar PROPAM® CRISTAL en caso de un lloro continuo de humedad en el muro