Sistemas de aplicación y acabado monocapa o mortero de cal raspado 

Los acabados que pueden darse a un mortero monocapa son múltiples, sin embargo, el acabado raspado o también denominado labrado, es el que más se utiliza como terminación en el revestimiento de una fachada, quizá porque deja un acabado más regular. 

Para obtener un acabado raspado altamente decorativo, impermeable al agua de la lluvia y permeable al vapor de agua, en una gran variedad de colores, se debe utilizar: REVAT® RASPADO, REVAT® SUPRA, REVAT® CAL ENFOSCADO, REVAT® CAL TRADICIONAL. 

Soluciones vinculadas 

Productos relacionados 

 Solución

PREPARACIÓN DEL SOPORTE

El soporte deberá estar perfectamente fraguado, resistente y limpio de polvo y grasa.

Eliminar las partes degradadas o en mal estado.

En tiempo caluroso o soportes muy absorbentes, es conveniente humedecerlo previamente.

Colocar REVAT® MALLA FIBRA DE VIDRIO 110 donde confluyan soportes diferentes (pilares, forjados, dinteles…) 

Sobre soportes de hormigón liso o sin absorción se recomienda la aplicación de PROPAM® GRIP + como puente de unión. 

APLICACIÓN

Después de amasar manual o mecánicamente el mortero monocapa, utilizando la misma proporción de agua entre amasadas, dejar reposar la pasta unos 5 minutos.

Extender la pasta sobre el soporte con llana o con máquina de proyección.

Regularizar el espesor deseado y transcurridas entre 2 y 5 horas, dependiendo del soporte y de las condiciones ambientales (en invierno puede llegar a rasparse el día siguiente), podremos iniciar el acabado raspado. En el caso de trabajar con soportes de muy diferente absorción de agua es preferible aplicar una primera capa de unos 5 mm a modo de imprimación. 

El espesor mínimo viene dado por el grueso de los junquillos y es de 10 mm, recomendándose un espeso medio de 12 mm. Si se coloca malla, debe quedar embutida en el revestimiento 

Transcurrido el tiempo indicado raspar la superficie con una llana de púas, siendo el momento óptimo cuando no quede material pegado entre las púas. Para evitar cambios de tono o de textura es recomendable realizar el raspado de forma circular y misma dirección y sobre toda la superficie disponible para acabar. Finalmente, al día siguiente, se cepillan los restos de material sobrante con una escoba de cerdas blandas. 

Recomendaciones 

  • Los soportes habituales de aplicación son: ladrillo cerámico, termoarcilla, bloque de hormigón, enfoscados de cemento y hormigón. 
  • No aplicar con insolación directa o fuerte viento. 
  • No aplicar con riesgo de lluvias o heladas. 
  • Aplicar entre +5ºC y 35ºC de temperatura. 
  • No aplicar en zonas sumergidas en agua. 
  • No aplicar en superficies con un ángulo inferior al 10%. 
  • Proteger las partes bajas de los edificios mediante zócalos. 
  • Durante la aplicación proteger las zonas expuestas bajo la acción de la lluvia. 
  • Los colores claros son menos problemáticos a la hora de la aplicación para iniciados en este tipo de productos. 
  • Proteger las aristas superiores con perfiles metálicos, vierteaguas o aleros para que el agua no escurra por la fachada acelerando el envejecimiento y proliferación de hongos