Capa de compresión con mortero de recrecido ligero estructural

Localización
Vivienda en barrio
de la Barceloneta (Barcelona)
Dimensiones
Aprox 30 m2

Fecha intervención
Año 2017
Productos Molins
PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR
BETOPOX® 93

La Barceloneta es un barrio marinero de la ciudad de Barcelona, cuya construcción se inició en 1753 y se inauguró en 1755, con el objetivo de realojar a los ciudadanos que habían sido desalojados del barrio de la Ribera para construir la fortaleza de la ciudadela, y a campesinos recién llegados, reconvertidos en obreros.

Al tratarse del primer barrio de expansión urbana construido fuera de las murallas, se le puso el nombre de Barceloneta para reforzar su identidad con la Gran Barcelona.

En aquella época, la disciplina de urbanismo no estaba incluida en la formación de arquitectos, por lo que la dirección de numerosos proyectos fue llevada por ingenieros militares. Así, en el caso de la Barceloneta, el encargado de la creación del barrio fue el ingeniero militar Juan Martín Cermeño, que aplicó para su proyecto criterios de organización característicos de los campamentos milita-res, como la repetición modular, el trazado rectilíneo, y la claridad espacial.

Las edificaciones eran inicialmente casas unifamiliares de planta baja más 1 piso, de unos 120 m2, con acceso a dos calles para tener una óptima ventilación. El fuerte cre-cimiento demográfi co que experimenta el barrio debido a la industrialización del siglo XIX, lleva a que los propietarios de estas viviendas quieran obtener de ellas un rendimiento económico y, a partir de entonces, se empieza a separar la planta baja del piso. El aumento de la presión residencial lleva a dar un paso más en la división de las viviendas, y aparecen los “cuartos de casa”, de dimensiones de entre 28 y 35 m2, que llegaron a alojar a familias con un elevado número de miembros.

En 1839 las autoridades autorizan la construcción de un segundo piso. En 1858 la Barceloneta pasa de jurisdicción militar a municipal. En 1868 el ayuntamiento autoriza la construcción de un tercer piso, y el permiso para la cuarta planta se concede en 1872.

La vivienda en la que se han aplicado los productos de Molins, se corresponde con uno de estos cuartos de casa, y está situada en un inmueble PB+2, cuya estructura horizontal (forjados) está compuesta por viguetas de madera y bovedilla cerámica.

PAVIMENTOS
Barrio de la Barceloneta hacia el año 1762. De autor desconocido.
Fuente: Museo de Historia de la ciudad de Barcelona.
Serie de 10 planos históricos de Barcelona 1714/1940
(Ayuntamiento de BCN y CCCB)

Motivo de la intervención

Dentro del marco de rehabilitación de la vivienda, que comprendía su adecuación estructural, se determina levantar algunas zonas del pavimento en las que se observan defectos de planimetría importantes, para proceder a su reparación y nivelación.
Al realizar esta operación, se comprueba que:
» El pavimento, constituido por loseta cerámica no vidriada, está colocado sobre una capa base de mortero no armada.
» Las viguetas de madera se encuentran en aparente buen estado, con pérdida de sección en algunas zonas.

Para realizar la reparación se decide sustituir el mortero de apoyo de las losetas, por una capa de compresión armada, realizada con el mortero de recrecido estructural aligerado PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR, que permitirá un mejor reparto de las cargas, homogeneizando la contribución resistente del conjunto de viguetas.

Retos y limitaciones

» Proteger la madera de las viguetas frente a la acción de la humedad ambiental.
» Evitar que el agua de amasado del mortero con el que se realiza la capa de compresión, afecte a las viguetas de madera.
» Obtener una buena unión física entre las viguetas de madera y la capa de compresión
» Obtener unas prestaciones mecánicas de capa de compresión superiores a 30 N/mm2 (a 28 días) con un espesor medio de 7 cm de mortero aligerado.

Solución Molins

» Aplicación de una capa protectora de BETOPOX® 93 sobre la superficie de las viguetas.
» Una vez instalados los conectores, con la finalidad de favorecer la adherencia mecánica entre la capa de compresión y las viguetas, aplicación de nueva capa de BETOPOX® 93 con espolvoreo de árido fino de cuarzo natural mientras la resina está aún fresca.
» Instalación de malla electrosoldada para reparto de cargas.
» Vertido del mortero PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR para formación de la capa de compresión.

Ejecución

» 1. Limpieza de restos de polvo de la superficie de las viguetas, y aplicación de una primera capa de BETOPOX® 93, puente de unión bicomponente a base de resinas epoxi de baja viscosidad, con una dotación de 150 g/m2, que actuará como barrera de protección frente a la humedad ambiental. BETOPOX® 93 cumple los requerimientos de la norma EN 1504-7.

PAVIMENTOS
Capa protección con betopox 93.

» 2. Instalación de conectores que permitan una mejor unión física de las viguetas con la capa de compresión. Aplicación de capa de BETOPOX® 93 con una dotación de 200 g/m2, y espolvoreo de árido de cuarzo natural (0,4-0,9 mm) hasta saturación, mientras la resina está aún fresca. Transcurridas 24 horas, barrido de la superficie para eliminar el árido no adherido. Al preparar la superficie de la vigueta de este modo, se favorece el agarre (adherencia mecánica) a la misma de la capa de compresión.

PAVIMENTOS
Espolvoreo árido y fijación conectora.

» 3. Fijación del mallazo electrosoldado (Ø 5 mm, ME 15×30)

PAVIMENTOS
Instalación mallazo electrosoldado.

» 4. Vertido del mortero PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR (CT-C25-F5), micro-hormigón aligerado, para la ejecución de recrecidos estructurales en espesores de 30 a 100 mm. Es un 40% más ligero que un hormigón convencional y cumple con los requisitos de la norma EN 13813.
El acabado final se ha realizado con un recubrimiento ligero.

Nota técnica

El mortero PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR tiene tres ventajas fundamentales frente al hormigón convencional a la hora de rehabilitar estructuras antiguas:
» Es un 40% más ligero, lo que permite aligerar el peso de la estructura
» Adquiere resistencias mecánicas elevadas en muy poco tiempo, permitiendo reducir los tiempos de ejecución.
» Requiere menor espesor que el hormigón, lo que reduce significativamente la pérdida de espacio útil.

La densidad de un hormigón convencional endurecido es de alrededor de 2 a 2,2 kg/dm3 mientras que la densidad del mortero PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR endurecido es de aproximadamente 1,2 kg/dm3. Esta ligereza unida a resistencias a compresión a los 28 días superiores a 25 N/mm2 permiten ejecutar recrecidos estructurales con pesos entre un 40% y un 50% inferiores, y por lo tanto rehabilitar forjados antiguos con problemas estructurales de peso.

La baja densidad de este mortero se consigue con una cuidada granulometría de áridos ligeros, y con la utilización en su formulación de una combinación perfectamente estudiada de aditivos fluidificantes y aireantes, que consiguen introducir en la masa poros de aire adecuadamente estabilizados y no conectados, de forma que no se ve afectada la durabilidad ya que no contribuyen a la difusión de agua ni de otros agentes externos que degradan el mortero.

Los recrecidos obtenidos con PROPAM® RECRECIDO LIGERO AR son también buenos aislantes térmicos y acústicos, debido precisamente a su contenido en poros de aire estabilizados. La conductividad térmica (λ) de este recrecido es de 0,4 W/mk.