NegociosNoticiasSostenibilidad

Cementos Molins alcanza 75.000 toneladas de residuos valorizados en el primer aniversario de su planta de materias primas alternativas

La planta de MPA, ubicada en Pallejà, Barcelona, evita que residuos industriales y de la construcción terminen en el vertedero y puedan aprovecharse para la fabricación de nuevos materiales.

Cementos Molins celebra el primer año de funcionamiento de su planta de materias primas alternativas (MPA), ubicada en el municipio de Pallejá (Barcelona), con un importante hito. La empresa ha anunciado que en su primer aniversario la planta ha logrado valorizar más de 75.000 toneladas de residuos de construcción y demolición no peligrosos, así como otros residuos industriales no peligrosos.  

La planta de materias primas alternativas de Cementos Molins, que cuenta con una superficie de más de 3.250 metros cuadrados, fue inaugurada en septiembre de 2022 tras una inversión de 1,7 millones de euros. Con la puesta en marcha de la planta, Cementos Molins es capaz de hacer una gestión integral de los residuos, desde el servicio de almacenamiento idóneo, así como la recogida y transporte hasta la planta de valorización, garantizando el mínimo impacto ambiental en todo el ciclo de la gestión del residuo. 

Según Carlos Martínez, Chief Strategy and Sustainability Officer de Cementos Molins, “nuestro compromiso con el medioambiente está intrínsecamente ligado a nuestro modelo de actividad. Por eso, en nuestra planta de MPA proporcionamos una segunda vida a residuos industriales y de construcción que terminarían en el vertedero y, con ellos, generamos productos sostenibles de alta calidad y evitamos el consumo de recursos naturales. La planta ha facilitado que nuestros cementos incorporen un 12,7% de materias primas alternativas en su proceso de producción. Por otra parte, estamos trabajando para reducir la huella de carbono de todos nuestros hormigones y conseguir que todos cuenten con árido reciclado en su fabricación”.    

Apuesta por la circularidad y la descarbonización 
La instalación de MPA, con una capacidad potencial de más de 200.000 toneladas, recibe los residuos en formato grueso, granular, polvo y lodo. En la planta se llevan a cabo dos tipos de tratamiento. Por un lado, el de trituración y cribado, en el que se procesan residuos de las plantas de hormigón para fabricar árido reciclado con marcado CE lo que supone un 12% del total de residuos valorizados. Por otro lado, el segundo tratamiento consiste en la dosificación y homogeneización de residuos industriales y de construcción para fabricación nuevos materiales alternativos para la producción de nuestros cementos, lo que representa el 88% restante. 

La instalación de materias primas alternativas es una apuesta clave de Cementos Molins por la circularidad y la descarbonización del sector. Esta planta evita la emisión directa de más de 2.000 toneladas de CO2 al año, equivalentes a las emisiones producidas por más de 750 coches al año. Además, la ubicación de la planta, cerca de la fábrica de cemento, reduce considerablemente los costes de transporte de materias primas. “Nos permite valorizar nuestros propios recursos, a la vez que ahorrar emisiones de CO2 en los procesos de transporte de materias primas y fabricación de nuestros productos. Este procedimiento nos permite evitar la extracción de más de 75.000 toneladas de material de las canteras, lo que alarga la vida útil de nuestras canteras y potencia el uso sostenible de los recursos naturales”, asegura Martínez.  

Compromiso con el medioambiente   
La apuesta por la economía circular de Cementos Molins se alinea con los objetivos marcados en su “Sustainability Roadmap 2030”, una hoja de ruta que llevará a la compañía a recortar sus emisiones de CO2 en un 20% en 2030. Este compromiso supondrá una aceleración en los planes de reducción de emisiones que la empresa lleva acometiendo desde 1990 y pone el foco en el objetivo estratégico de suministrar hormigón neutro en emisiones de carbono en el año 2050.  

Gracias a su apuesta por las materias primas alternativas y la inversión en desarrollo y tecnología hechas en su planta de MPA, Cementos Molins fue la primera empresa en España en obtener un nuevo marcado para áridos reciclados gruesos a finales de 2022, tan solo seis meses de la inauguración de la nave.&nbsp, Este marcado cumple con todos los requisitos del Código Estructural que desde noviembre de 2021 sustituye a la norma EHE-08. Se trata de un árido reciclado de muy alta calidad, certificado para su uso en la fabricación de hormigones estructurales y no estructurales.